martes, 16 de febrero de 2016

Nacidos en Ixcaquixtla, reconocidos en lejanas tierras como personajes sobresalientes

Es el caso de Simón Martínez,  personaje del que en la actualidad no se tiene conocimiento ni mayores datos en Ixcaquixtla, pero que según las fuentes fidedignas que se describen líneas abajo, fue presidente municipal de la hoy Ciudad Mendoza Veracruz, en el año de 1918.
Fue en el año de 1898 cuando la sede del ayuntamiento de Necoxtla, Veracruz fue cambiada a Santa Rosa, que en 1910 recibió el rango de Villa. Y en 1921 el municipio recibió oficialmente el nombre de Santa Rosa Necoxtla; en 1930 la cabecera y el municipio fueron renombradas Camerino Z. Mendoza en honor al jefe revolucionario maderista muerto por las tropas de Victoriano Huerta en 1913 durante la revolución mexicana. Finalmente el 4 de julio de 1933 la villa recibió el título de ciudad, siendo oficialmente desde ese momento Ciudad Mendoza. (Wikipedia)
En la búsqueda de notas históricas sobre Ixcaquixtla, encontré la siguiente página:

Noticentro N Orizaba, en cuya sección “Retratos de historia regional. Municipio de Santa Rosa, Veracruz” ,  resalta una referencia a Ixcaquixtla, con la información histórica sobre el origen de esa población ligada con la fábrica textil, el sindicalismo, la lucha revolucionaria y la sangre obrera derramada en abundancia en esos años.

Tendidos en el suelo, algunos de los obreros fusilados en el interior de la fábrica Santa Rosa en marzo de 1913. El número de víctimas ascendió a veintiséis, y entre estas estuvieron militantes maderistas y precursores de las nacientes agrupaciones obreras.


A partir de 1917 la presidencia municipal de Santa Rosa paso a manos de los trabajadores de la fábrica. El primer presidente fue Maurilio Luna, de Quecholac, Puebla; en 1918 Simón Martínez, de San Juan Ixcaquixtla, Puebla; en 1920 Samuel Vargas, de Valle de Bravo, Estado de México; en 1922 Acisclo Pérez, de Hércules, Querétaro; en 1924 Luis Navarro, de Orizaba; en 1926 Eduardo Gonzales, de Aguascalientes; en 1928 Eduardo Walles, de Puebla, y en 1930 Abraham Sarabia, de Chilac, Puebla: todo inmigrantes y ningún nativo. A pesar de ello, estos transterrados consideraron como su nueva tierra a este pequeño pueblo nacido alrededor de una gran fábrica. En la imagen, los miembros del Ayuntamiento de 1926-1927: Francisco T. Olivares, Guillermo Vázquez, Eduardo González, Juan Porras y Guillermo Quiñones.


Es en la página de internet del “Centro de Estudios mexicanos y centroamericanos” donde aparece la siguiente información.

La construcción de la fábrica. Y La «invención» de Santa Rosa  (2)

    Estas notas sobre el levantamiento de la factoría textil de Santa Rosa, se basan esencialmente en la preciosa información contenida en Actas de Deliberación del Consejo de Administración de la Compañía Industrial Veracruzana.
   El nacimiento del pueblo de Santa Rosa fue una invención francesa, como veremos enseguida. En efecto, desde la primavera de 1998 los empresarios franceses se plantearon la necesidad de crear un pueblo para su fábrica y pusieron manos a la obra. Con la complicidad de la primera autoridad de Necoxtla, el alcalde Nicolás Ortega, el gerente de la fábrica buscó el traslado de la cabecera, que se encontraba en la montaña, hacia el valle. No lo consiguieron pues hubo oposición legítima por parte de los indígenas que veían escapárseles la cabecera de su municipio para pasar a manos de los nuevos arribados al valle.
Resuelve la empresa pedir al Gobierno del Estado de Veracruz, por el digno conducto del Sr. Lic. Méndez, la creación de un nuevo municipio en las cercanías o en los terrenos de Santa Rosa, pagando al efecto todos los gastos que se originaren y construyendo los edificios que fueren necesarios.
  Es decir, por no querer tener la cabecera municipal allá arriba en la montaña, a hora y media a caballo, pues era pura subida, ni tampoco desear estar bajo el mando, de sus paisanos barcelonnettes, que eran dueños de «Río Blanco», los franceses propietarios de la «Santa Rosa» urdieron crear su propio pueblo de compañía -su company-town -, y lo lograron con el apoyo decidido del gobernador Teodoro A. Dehesa. Para el 6 de octubre la legislatura del estado elevó a la categoría de cabecera municipal la llamada mesa de Santa Rosa. El 30 de noviembre se mudaron los muebles, los archivos y se instalaron en una nueva residencia provisional, el primero de diciembre de 1898, mientras se construía el palacio municipal. Esto no tardaría en suceder, pues la compañía estaba absolutamente interesada en este descenso de los poderes de la montaña al valle.
 La construcción del ayuntamiento fue costeada al año siguiente por la compañía y para que quedara constancia posterior, en el arco de la puerta de acceso central se grabó el nombre de la Compañía Industrial Veracruzana, S.A., junto con el del «Ayuntamiento 1900-1901». También para la iglesia, la empresa cedió el terreno y donó materiales para su instalación provisional mientras se iniciaba su construcción.
(2)Fuente: http://books.openedition.org/cemca/834?lang=es  AUTOR : Bernardo García Díaz, mexicano, historiador, realizó estudios de maestría en la Universidad Veracruzana, una especialidad en historia y geografía, en la Universidad de Turín, y doctorado en historia en el Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades de la BUAP.

Como comentario final, otra liga entre Ixcaquixtla y Ciudad Mendoza, es que aproximadamente una docena de jóvenes provenientes de esa ciudad veracruzana han venido a estudiar la carrera docente en las aulas de la Escuela Normal de Ixcaquixtla, desde la fundación de ésta en el año de 1978