domingo, 12 de octubre de 2014

LA REVISTA "ARQUEOLOGÍA MEXICANA" NUEVAMENTE HACE MENCIÓN DE IXCAQUIXTLA


-¿Por qué dice usted que su pueblo tuvo relevancia en el pasado? Yo como poblano jamás lo había oído mencionar.- Fue el comentario de mi compañero de trabajo cuando le hablaba del pasado de la región de Ixcaquixtla. Ciertamente que desde su fundación en la época prehispánica, Ixcaquixtla ha sido un pueblo y no una ciudad que pudiera competir con las grandes civilizaciones de meso-américa o el mundo. Sin embargo, muchos nativos de este pueblo nos apasionamos con saber un poco de nuestro pasado, sin perder el piso, con la conciencia de que el saber de dónde venimos, nos ayudará a saber quiénes somos y qué podemos esperar en el futuro, tomando en cuenta los contextos interno y externo.  El interés y valor por indagar el pasado de la patria chica lo explica mejor don Luis González y González ( Microhistoria y ciencias sociales.  González y González, Luis. El Colegio de Michoacán. 1972)
 “De las instancias que utiliza el mexicano en su presentación (nombre propio, apellido, familia, la matria o el terruño donde nació, la región que lo engloba, la entidad federativa o la patria) aquí hemos esbozado la del terruño, que podría llamarse matria pero que ordinariamente se denomina patria chica, parroquia, municipio y tierra. El terruño es dueño de un espacio corto y un tiempo largo. El común en la República Mexicana empieza en el siglo XVI con la política de congregaciones indias y la fundación de comunidades españolas. Se trata de pocos kilómetros de superficie, muchos años y poca gente. Las personas que ocupan sucesivamente un terruño se conocen entre sí. La lucha de clases suele ser mínima y la de familias, máxima. Las relaciones con el territorio propio tienden a ser amorosas, con las comunidades vecinas, de lucha, y con la ciudad próxima, de ocios y negocios. Diez, doce o quince de estas mini comunidades confluyen generalmente en una ciudad mercado, cabeza de una región. En lo cultural, cada terruño maneja un haz de prejuicios que rigen desde la mesa hasta el altar, pasando por un código de honor, una cosmovisión, un andadito y una manera de hacer arte.” 
    Por lo tanto es motivo de orgullo que el nombre del pueblo figure históricamente y en la actualidad en mapas estatales y algunos nacionales de diversa índole. Por ejemplo, la revista ARQUEOLOGÍA MEXICANA, en su edición de septiembre del 2014. (edición especial No. 58)  con el tema de portada TUMBAS DE LA ANTIGUEDAD. "Mesoamérica y el mundo", publica un mapa de esas tumbas principales en Mesoamérica y aparece Ixcaquixtla. En el interior del artículo, presentan una fotografía y descripción del muro norte de la tumba prehispánica de San Juan Ixcaquixtla, que ya es un referente para los arqueólogos mexicanos.
Cuando los interesados o curiosos indaguen por Internet datos sobre la historia de nuestro municipio jamás se encontrarán con la leyenda: "no se tiene información" o "nada pasó en ese periodo"


      
                 

martes, 26 de agosto de 2014

Una leyenda de Ixcaquixtla

LEYENDA DEL COYOTE MIKE  O MIKI

        Cuentan los más ancianos de Ixcaquixtla, que hace muchos años, en noches oscuras se oían espantosos aullidos en las calles del pueblo, principalmente en las casas más alejadas del centro. El ladrido de los perros se dejaba oir rompiendo la tranquilidad de los barrios Era el coyote miki que anunciaba una desgracia para quien oía su aullido frente a su hogar.  Los habitantes del pueblo sabían que cuando se escuchaba lejano, es que estaba cerca y cuando se escuchaba cercano, es que se estaba alejando. Por esta razón la gente no salía a la calle a buscarlo y decían que una vez que acababa de aullar frente a alguna casa corría hacia los teteles o se escapaba por la calle de la troje y tomaba por el camino hacia Pixtiopan. También los vecinos de la sección tercera afirmaban que algunas veces pasaba por sus calles. En general, podía manifestarse en los paredones, y en las orillas de todo el pueblo. Al poco tiempo de su aparición  alguna persona moría, o sufría un accidente grave o algún desastre natural lo afectaba. Otros decían que llegaba por el alma de alguien que debía una culpa. Y por lo tanto la gente le tenía mucho miedo a su aparición.
        El sobrenombre del coyote proviene de la palabra náhuatl “mikiztli” que significa muerte. Pero en la región de San Juan Ixcaquixtla se fue modificando el vocablo y quedó en coyote miki o también  conocido como Coyote Mike. Debemos recordar que poco antes de la llegada de los españoles, la región popoloca del señorío de Tepexi, incluído Ixcaquixtla, fue conquistada por los aztecas en 1503*, quienes avanzaron hasta el actual estado de Oaxaca y más allá y por lo tanto se impuso temporalmente el náhuatl como lengua dominante para el control político de nuestra región.



miércoles, 23 de julio de 2014

Personajes que dejaron huella en Ixcaquixtla

Fotografía tomada de IxkaRadio
Ángel Malpica
Según el Dr. José María Mendoza Márquez, este personaje, Ángel Malpica,  fue administrador de la estación de ferrocarril. También fue un empresario que instaló la primera planta generadora de electricidad con motor de gasolina en Ixcaquixtla. Vendía este servicio a varios vecinos de Ixcaquixtla que podían pagarlo. Cuando se marchó del pueblo, vendió la planta a una persona que posteriormente ofreció funciones de cine en un local frente a la Plazuela.